Saltar al contenido
MISS TABOO SWINGER ✅  Blog mujer unicornio relatos eróticos sexblogger

Follar en la playa

follar en la playa

Este es mi primer relato escrito sola, como Miss Taboo, pero con mí mismo amante de los últimos dos años, Xavy.

Después de un par de semanas muy complicadas entre ambos por diferentes desacuerdos, Xavy me pidió pasar el domingo (30 julio 2017) juntos en la playa, disfrutar como siempre hemos hecho de nuestra compañía. Tarde un par de días en contestar su petición y obviamente, al igual que él, tenia mis miedos sobre esta situación, pero en fin cambie mis planes y accedí. La cosa ya empezó torcida, por que me dormí…. Jamas me duermo y jamas llego tarde, al revés, lo considero una falta de educación y obviamente este día era muy importante para mí. Le llame para disculparme y en 0,2 segundos me vestí, prepare mi tupper con la comida, recogí mi casa y salí disparada a por él.

Follar en la playa

Ya juntos en mi coche, el ambiente era tenso, hablábamos tonterías para rellenar los silencios, pero no había marcha atrás, nos apetecía estar juntos, pero era complicado. Nos instalamos en la playa (me olvide de decir que siempre vamos a playas nudistas) y sin querer fuimos tocando temas más delicaditos entre nosotros, siempre con tranquilidad, risas y alguna que otra lagrima por ambas partes pero con mucho cariño.

En un momento determinado y después de estar un buen rato en la playa, le pedí que me ayudara con la crema en mi espalda…. este punto creo que fue un poco nuestra perdición, ya que el contacto de sus manos con mi piel, rozándome casi sin querer el lateral de mis pechos, la curvatura de mi espalda o sentir sus manos apretándome la nuca mientras me hablaba muy cerca, hizo que yo cerrara los ojos y deseara sentirle nuevamente, mi cabeza hizo clic, como él siempre me dice, y al abrir mis ojos, mi mirada ya era otra, se dio cuenta y aun que nos tuviéramos ganas los dos, nos contuvimos, no por el hecho de follar, ya que hacia un par de semanas habíamos estado juntos en mi casa, si no por que estábamos en la playa y estaba concurrida, no nos gusta montar el numérito y follar en la playa ….

Follar en la playa

Recuerdo que estábamos los dos tumbados boca arriba, cuando sentí sus dedos, buscar mí mano, se la tendí y automáticamente se incorporo hacia mí, nos miramos y me beso… un beso intenso, un beso de cariño, un beso que no me esperaba, note su mano recorrer el lateral de mi cuerpo y automáticamente sentí como me humedecía sin poder remediarlo. El me conoce demasiado y sabe excitarme, pero lo malo, es que yo también le conozco a él y sé sacar su lado más perverso, así que baje mi mano hasta el pubis y disimuladamente metí mis dedos dentro, buscando mi esencia, volví a subir la mano con precaución, sintiendo mis dedos completamente impregnados y se lo deje sentir en sus labios, sus ojos se abrieron de sorpresa y a la vez los cerro para saborearme y disfrutar el momento, repetimos esta acción varias veces ya jugando los dos con nuestros dedos en mi coño y lenguas juntas, enredadas, y jadeando poco a poco al notar mi sabor.

Él estaba apretado junto a mi cadera y yo notaba toda su erección, así que decidí pasar mis piernas por encima de las suyas, quedando yo completamente tumbada pero con las piernas levantadas por las suyas. Estábamos completamente desnudos y excitados, enseguida note el roce de su capullo por mis labios. Le hice parar, no quería que él se moviera, no quería que fuera obvio, quería ser yo quien le hiciera disfrutar y con cuidado fui introduciendo su polla justo en el inicio de mi coño, estaba muy mojada y excitada por la situación, tenia toda la espalda arqueada y poco a poco me moví sutilmente para que así entrara su polla, despacio, muy despacio, sintiéndolo ambos de una forma intensa, cogidos de la mano y gimiendo dulcemente mirándonos a los ojos, era increíble como sentimos los dos esa penetración, desnudos en mitad de la playa, rodeados de gente y penetrándome, fue un momento mágico para ambos. Como me dijo después otra cosa más que eres la primera.

follar en la playa

Insistía en moverse y follar en la playa, pero yo no le dejaba, simplemente contraía y relajaba mis músculos vaginales, apretándole muy fuerte la polla con ellos y arqueando la espalda y eso le hacía enloquecer, sé que en ese momento él estaba muy salido, y que será capaz de correrse así, pero no le deje… estuvimos un rato sintiéndonos y disfrutándonos en la playa a pleno sol, hasta que decidí moverme, me saque su polla del interior de mi coño y él aprovecho a ponerse boca arriba, enseñando lo empalmado que estaba, rápidamente apoye mi cabeza en su barriga y con mi brazo baje su polla hacia mí. Esperamos un poco, para relajarnos y estar seguros de que pasábamos desapercibidos ( o eso creíamos nosotros claro), empece a acariciar el costado de su cintura, costillas, pecho… con mi mano, mientras con la parte alta del brazo apretaba su polla contra su propia barriga, le estaba masturbando disimuladamente en mitad de la playa, estaba muy duro y note como su mano cogía mi nuca, llevándome hacia su polla, para que se la chupara, frene y levante un poco la mirada, vi que era demasiado arriesgado, así que simplemente me apoye de nuevo en su barriga y cuando tenia mi mano a la altura de su pecho, pasaba mi lengua por su capullo haciéndole sentir la humedad de mi boca. Estuvimos un rato jugando así, con discreción pero muy cachondos…. decidimos parar, y relajarnos del todo, nos habíamos hecho una promesa ambos de no follar, ya que siempre que nos vemos acabamos en la cama disfrutando mucho del sexo que tenemos.

Cuando estábamos ya tranquilos Xavy, me pido que lo acompañara a darse un baño, el día era increíble y el agua estaba transparente, limpia y con una temperatura perfecta. Nos metimos en el agua manteniendo las distancias, nadando hacia dentro, pero, en una de estas que yo estaba de espaldas me cogió por una pierna y tiro de mí hacia él, apretándome muy fuerte de la nuca para meterme su lengua en lo más profundo de mi boca, este fue un beso lascivo y muy salido, él quería follar a toda costa, no me quería dejar escapar, me apretó mis tetas con su mano, mientras con la otra me abría las piernas para clavarme su polla, me soltó y me cogió de la cintura apretándome debajo del agua para clavármela bien, yo me contraje, y cruce mis piernas por su cintura, saque mi cabeza del agua y el me volvió apretar contra él, follándome, calvandomela dentro del agua y poniéndome muy salida. Estaba claro que nos queríamos follar el uno al otro. Yo me apretaba contra él en cada envestida, sintiendo como me abría el coño cada vez que me penetraba, como se me escapaban los gemidos dentro del agua, tuvimos que parar por que entro gente en el agua cerca de nosotros, pero yo me abrace a él, con una mano cogí su polla y la metí entre mis tetas masturbándole, se volvió loco de placer, le masturbe fuerte, bien apretado, sintiendo salpicar el agua en mi cara y viéndole como se transformaba…. pero de repente se contuvo, no quiso correrse, quería que nos corriéramos los dos, pero yo le dije que no podía, había demasiada gente cerca como para dejarme ir tanto, así que una vez más y esta vez de forma definitiva lo dejamos estar

follar en la playa

 

Terminamos nuestro día de playa besándonos como adolescentes y con deseo, prometiendo masturbarnos cada uno en su casa pero siendo conscientes de por que lo hacíamos…. aunque de camino al coche, yo tuve un percance, cayéndome por una alcantarilla y destrozándome una rodilla, sangrando, con mucho dolor y terriblemente excitada me fui a casa. Al llegar tire todo, me quite la ropa y saque del cajón mi Satisfyer, me masturbé de forma intensa, corriéndome de tal forma que moje hasta las sabanas… y sin darme cuenta … me dormí.

Miss Taboo Firma

 

Entradas relacionadas

Te gusta lo que has leído?? Por favor, me interesa tú opinión...

Comentarios (3)

Qué excitación y qué tortura….¿seguro que no sabías perfectamente lo que iba a pasar pidiéndole que te pusiese crema en la espalda? hay algo más falsamente inocente? luego se fue de las manos (si se puede decir de esta manera) y lo que era solo un juego acabó en un ejercicio de autocontrol envidiable. Y no hay nada más excitante que tener unas ganas horribles de follar o lamer o chupar descaradamente y duramente y no poder hacerlo. No hace sino empeorar las cosas, llevando la dureza de la polla y del clítoris hasta límites insospechados…. no me extraña que luego el onanismo te llevó a un éxtasis particularmente húmedos y explosivo.

Responder

Ufff no me gusta el final… Espero que haya segunda parte

Responder

jajjaja gracias el final fue duro y con un recuerdo en mi piel para toda la vida… pero la experiencia fue intenso… no se volvera a repetir, esta vez le jure k jamas volvería.

Responder
A %d blogueros les gusta esto: