Saltar al contenido
MISS TABOO SWINGER ✅  Blog mujer unicornio relatos eróticos sexblogger

Swingers, Pareja Liberal o el Intercambio de Pareja

Swingers, Pareja Liberal o el Intercambio de Pareja

Actualmente parece que esta muy en boca de todo mundo ser Swingers, Pareja Liberal o el intercambio de parejas, oyes gente hablar de las relaciones abiertas, que tienen el amigo de un amigo que conoce a alguien y les ha explicado que esto es increíble, que vas a un local swinger y que te acuestas con todas, que puedes ir con una amiga y si ella no quiere, no pasa nada, tu seguro follas!!! Ehhhhhhhh!!! parar el carro chicos, el mundo liberal no es así, tenemos unos códigos no escritos, normas o jerarquías donde quien tiene el poder absoluto es la pareja. Por tanto os digo que, una vez nos engañareis y quizá nos metáis un gol, pero tarde o temprano todo se descubre, y en este mundo las puertas se cierran muy rápido, por tanto si estas interesado en ser parte de la maravillosa comunidad swinger, más vale que actúes con educación y respeto, ya que son nuestras bases y todos los swingers creemos en ellas.

Hoy no os voy a explicar la diferencia entre parejas swingers, pareja liberal o intercambio de pareja, esto lo podréis encontrar en el diccionario swinger que pronto vera la luz. Simplemente daros unos datos y pequeños consejos, para que vuestros inicios sean lo más correctos posibles, ya que ser swinger o pareja liberal, se basa en el intercambio de pareja (mira que diferente se ve así que como esta el titulo), por tanto si no tienes pareja las opciones se reducen bastante.

Parejas Swingers, Pareja Liberal o el intercambio de pareja

Nosotros somos una comunidad muy grande, aun que la gente no se lo crea, el último dato que me pasaron, es que más de un millón y medio de personas en España, han estado en un local swinger alguna vez, y si ha esto solamente le añadimos que el mayor complejo vacacional de Europa dedicado al intercambio de pareja, está en Francia pero colindante con la frontera Española (acoge más de 50.000 plazas hoteleras, los que sois swingers, ya sabéis que hablo de Cap d´Adge, no?), pues personalmente creo que con esto dos datos ya aclaramos un poco, que no somos cuatro gatos enfermos del sexo, como dicen por algunos.

Para mi punto de vista el intercambio de pareja es tal y como lo define Jordi Clotas en su libro Código Swinger (copio el texto tal cual lo tiene escrito en el libro):

El Intercambio de parejas es una experiencia psico-emocional extrema que pone en jaque muchos de los principios morales y educativos que te han configurado como adulto. En tanto que experiencia radical, no hay espacio para las medias tintas. En el mundo swinger, y sobre todo al principio, cada experiencia o suma, o resta. No hay reacciones neutras que valga.

Con esto queremos decir que uno tiene que pensárselo muy bien donde quiere entrar, y que quiere descubrir, por que como he dicho en diferentes ocasiones, todos tenemos muy claro lo que queremos hacer, pero no valoramos lo que queremos ver. Por propia experiencia os puedo decir que el primer día es un cóctel explosivo de sentimientos enfrentados, y es un día que siempre va a estar en vuestra memoria, volváis o no a un local swinger, ya que ver a vuestra pareja con la que lleváis muchos años de relación, padre o madre de vuestros hijos, ser acariciada, besada y sentirla manteniendo relaciones sexuales consentidas con otra persona, es muy morboso, pero a la vez impactante, ya que para muchas parejas dar este paso, es un punto de no retorno.

Si sois una pareja que ya tenéis problemas, considero que esta no es vuestra mejor elección, no va a ser vuestar salvación, la grieta que os separa se va a hacer más profunda, simplemente os vais a volver compañeros de piso, ya que seguramente el sexo entre vosotros va a desaparecer. Para estar en este mundo hay que tener muy bien asentadas las bases, la confianza tiene que ser plena, estáis los dos aquí por que habéis querido iniciar este camino juntos, si uno titubea, parar, tomaros un tiempo con el mundo swinger, ser egoístas y mirar en el bien de la pareja, pero sobre todo ser sinceros y explicar lo que no os ha gustado ver.

A groso modo os he explicado algo básico para que tengáis en cuenta cuando inicies vuestro intercambio de pareja, pero quiero aclararos que ser swinger no es solo sexo, al final acabamos siendo una comunidad de amigos, donde nos divertimos y buscamos momentos lúdicos, cada uno tenemos nuestras vivencias y experiencias, pero tenemos un nexo común, el sexo. Cuando entendáis que este no es un mundo oscuro, de peligros y de vejaciones, como nos quieren vender en el cine, lo disfrutareis y viviréis de otra forma, veréis que en estos lugares donde la gente está desnuda, viendo y oyendo otras personas mantener relaciones delante de vosotros sin ningún pudor, son también los lugares más tranquilos, los más disciplinados y uno de los últimos refugios de la buena educación.

Aquí os dejo un video donde mi compañero Patxi de Va por Nosotras, canal de Podcats para la mujer, que no había ido nunca a un local swinger, explica como lo vio y sitio por primera vez. ( a partir del minuto 17)

 

Entradas relacionadas

Te gusta lo que has leído?? Por favor, me interesa tú opinión...

Comentarios (6)

No te puedo quitar la razón, no es tan fácil. Yo entré en este mundo como Unicornio… Y lo he vivido muy por encima, ya sabes, yo soy del lado oscuro. Cuando he interactuado como pareja, todo ha sido muy distinto. Creo que lo mejor es informarse y estar seguros de lo que se hace… Esto es más que sexo, actúan muchos factores que si no se tienen en cuenta se pueden volver en contra tuya. Sigo pensando que tanto en tu caso como en el mío la desinformación es un factor de riesgo. Así que enhorabuena por este post y los que sigan…

Responder

Felicidades por el post! Me encanta la naturalidad y sencillez con la que hablas de este mundo del que conocemos tan poco! Gracias!

Responder

Gracias a ti Lara, esa es mi idea, que lo veamos como algo natural y cercano.

Responder

Felicitarte por lo bien que expones lo que piensas acerca del intercambio de pareja, así como la lucidez de tus comentarios que nos parecen del todo acertados. Somos una pareja de las de siempre, nos conocimos en la tierna adolescencia, y desde entonces hasta hoy, que ya hemos rebasado la cuarentena. Monógamos de toda la vida hasta hace bien poco. Creemos entender que es la concepción más arraigada en la sociedad en relación a cómo debieran ser las relaciones sexuales, pero lo cierto es que hemos ejercido como tal también por convicción. Nunca antes habíamos sentido la necesidad de compartir nuestra intimidad sexual. Nos había ido más que bien, y nos sentíamos plenos y satisfechos como pareja monógama al uso. Habernos aproximado al mundo swinger ha sido más como consecuencia de sentir la apetencia, tras muchos años de relación consolidada, de explorar más allá y ahondar en una faceta de nuestra sexualidad del todo desconocida. Temerosos al principio, toda vez que convencidos de querer probar las mieles del deseo con terceras personas. Esa primera vez fue impactante, un cúmulo de sensaciones placenteras, toda vez que contradictorias. Transcurridos poco más de tres años, hemos tenido a bien proseguir indagando en el ambiente y conociendo a gente de toda clase y condición. Personas con las que hemos interactuado más allá de la vertiente física y explícita del acto sexual en sí mismo. Porque el intercambio de pareja, a nuestro modo de entender, conlleva algo más que el sexo por el sexo. Es una experiencia subliminal cuando se lleva a la práctica en un contexto que ambiciona ir más allá. Para nosotros ha sido algo así como retroceder en el tiempo.
Quién nos iba a decir, tantos años después, que volveríamos a deleitarnos con el hecho de tratar de seducir a otras personas, vestirnos para la ocasión, tomar unas copas, hechar unas risas, unos bailes y cuanto se tercie con el fin de pasarlo tan o más bien que cuando éramos unos adolescentes. Y lo mejor de todo, hacerlo con la experiencia de haber alcanzado la cuarentena, toda vez que con la compañía y connivencia de tu pareja. Hemos vuelto a sentir el sexo con el brío y la intensidad de antaño, enriquecido nuestra relación de pareja y fortalecido el vínculo que nos ha hecho crecer juntos. Y como decía Miss Taboo, no tengáis prejuicios morales si os apetece probar, porque no somos unos enfermos del sexo, más bien una pareja corriente con sus empleos y obligaciones familiares. Esperamos y deseamos que nuestra visión y experiencia os ayude a entender algo mejor el intercambio de pareja. Pasarlo más que bien.

Responder

wwwooooowwwwww que bonito, me encanta, me parece pura esencia Swinger… Gracias de verdad por querer compartir con todos nosotros vuestra experiencia.
Me atrevo añadir, sin conoceros, un matiz a vuestra exposición y es que aun que os deleitéis con vuestros nuevos amigos, seguro que el sexo entre vosotros se ha incrementado y mejorado 100×100. Miento?

Responder

En cierto modo, viene a ser algo así como un acicate con el que avivar la llama de la pasión. Nuevos estímulos provenientes de vivencias que nos eran del todo desconocidas. Como monógamos disfrutábamos del sexo, pero nos hemos percatado de que lo hacíamos acotados a una forma de hacer harto limitada. La perspectiva actual nos ofrece muchísima más amplitud de miras y un sinfín de posibilidades aún por explorar. El elenco de opciones es vasto a más no poder. Hemos conocido a varias parejas y también flirteado con algún que otro chico que nos ha iniciado en el juego a tres con maestría, buen hacer y total predisposición. Hemos ido a locales de ambiente, hoteles con encanto, e incluso sido agasajados con una excelsa y placentera noche libertina en el domicilio de una parejita a la que tenemos en mucha estima. El valor añadido del ambiente liberal es que es una fuente inagotable de experiencias y sensaciones. Sabemos que nos queda mucho por hacer y descubrir todavía, pero ese es precisamente el mayor aliciente del ambiente. No hay dos noches iguales, los encuentros tienen entidad propia y singular como consecuencia de la casuística de cada circunstancia y, como no podía ser de otra manera, por el hecho de interactuar con distintos compañeros de viaje. ¿Qué nos deparará el futuro? ¡Quién sabe! La incertidumbre de la novedad alimenta el anhelo de salir al encuentro de buscar nuevos amigos y amigas horizontales. Y tal y como afirmaba e intuía Miss Taboo, el sexo entre nosotros tras cada nueva experiencia, no hace más que repuntar hacia arriba y más allá. La líbido se nos pone a cien cuando rememoramos qué hemos hecho. Pero también lo hace al tratar de imaginar qué vamos a hacer cuando chateamos con nuevos amigos con los que tratamos de concretar una cita. Desde la virtualidad de la red ya empezamos a seducirnos, para así asentar las bases sobre las que entendemos que se sustenta toda cita libertina. El simple hecho de confabularnos para tratar de sorprender y llenar de magia el futuro encuentro nos pone a mil. Así que sí, ser swingers ayuda muy mucho a que el sexo entre nosotros fluya con más fuerza y deseo si cabe. Sentimos explayarnos tanto, pero entendemos que es la mejor forma de hacer entender a los que lean estas palabras cuál es nuestra visión y sentimientos. Disfrutar y tener a bien mimar y cuidar vuestras relaciones sexuales. Pasarlo más que bien.

Responder
A %d blogueros les gusta esto: